Viajarseguro.org

Hemorragias

Las hemorragias se producen habitualmente cuando una persona sufre un corte o un traumatismo punzante pero en algunas otras ocasiones se pueden producir de forma espontánea si hay problemas de coagulación o sobre heridas antiguas que resangran.

Si nos encontramos ante una persona con un sangrado activo, lo primero es taponar la herida con algún material estéril a ser posible (como gasas o apósitos) o si no es posible intentar con algún material limpio (como un paño, toalla o camiseta) y comprimir localmente con fuerza.

Si se empapara todo de sangre habría que poner más elementos encima de los primeros sin retirar los anteriores, pues es donde se está formando el coágulo. Si la hemorragia ha ocurrido en un miembro es aconsejable elevarlo.

No deben utilizarse torniquetes pues puede sufrir la zona sana al dejarla sin aporte de oxígeno.

Si hay una parte amputada (dedos, mano, brazo, pie o pierna), deben envolverse en un paño limpio. Una vez envuelto, se mete en una bolsa de plástico y ésta, cerrada, en un recipiente que contenga hielo. Así lo trasladaremos hasta el punto sanitario más próximo ya que si el corte es limpio y no ha pasado mucho tiempo, a lo mejor se podría intervenir y reimplantar el miembro. Nunca tirar o abandonar el mismo en el lugar del accidente.




Revisado por la Dra. Terín Beca y el Dr. Jaime Barrio (Julio 2016)



Haga una donación