Viajarseguro.org

Tailandia


Nota importante

El viajero a Tailandia debe prestar especial atención y poner las medidas preventivas pertinentes para protegerse frente a las enfermedades transmitidas por el agua y los alimentos (cuidado con la ingesta de pescado crudo), las picaduras de insectos y las enfermedades de transmisión sexual. Así mismo se debe extremar la seguridad en los desplazamientos (barco, coche o moto). Es recomendable consultar la predicción metereológica y estar al tanto de la situación política del país.


Riesgos generales

  • Agua y alimentos: Prestar atención al consumo de agua, que ha de beberse embotellada o previamente hervida, así como los vegetales, sobre todo en las zonas rurales. Se debe evitar beber leche no pasteurizada y comer carne de vacuno que no ofrezca un mínimo de garantías higiénicas.
  • Protección solar
  • Rozaduras y heridas por calzado inadecuado
  • Contacto con animales
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Protección frente a mosquitos e insectos
  • Consejos para el baño (mar, ríos, lagos ...) Durante la época de lluvias hay fuertes corrientes en la costa del Mar de Andamán (Phuket), por lo que conviene tomar precauciones en las playas.


  • Contaminación. El pueblo de Mae Toen (provincia de Lampang) presenta contaminación de sus de aguas por fluoruro (compuesto químico que dificulta la absorción de yodo)
  • Riesgos climáticos
  • Monzón. La estación de lluvias o monzón transcurre de mayo a noviembre con alto riesgo de tifones o tormentas tropicales por lo que conviene extremar las precaciones en dichos meses, así como consultar las previsiones meteorológicas y las recomendaciones de las autoridades locales.
  • Transfusiones en muchos países existe un alto riesgo de contraer el VIH y otras enfermedades debido a las transfusiones procedentes de sangre de un donante infectado. (Más información).


  • Enfermedades prevalentes


    Enfermedades transmitidas por agua y alimentos Enfermedades transmitidas por insectos Otras enfermedades prevalentes
    Enfermedades por mordeduras de animales Casos esporádicos notificados

    Otros riesgos

  • Robos, agresiones y violaciones: El robo está severamente castigado en Tailandia, no importando el valor de lo robado. Simples hurtos pueden ser castigados con elevadas multas o prisión. En términos generales, es un país seguro. Los índices de delincuencia común son bajos. No obstante, durante los últimos años han aumentado los hurtos y los timos en Bangkok y en las principales zonas turísticas. Así, se ha extendido el robo de bolsos por el método del "tirón" desde motos.
  • Drogas: El consumo y tráfico de drogas es castigado con gran severidad, con penas de cárcel y elevadas multas. Se contempla la cadena perpetua y la pena de muerte para los delitos de drogas más graves. El consumo de drogas como la marihuana o el hachis está prohibido y se castiga con penas de hasta cinco años de cárcel
  • Justicia, tribunales y cárceles: En septiembre de 2013 se ha abierto un tribunal de turismo en la ciudad de Pattaya, encargado de juzgar casos civiles y penales presentados por turistas con mayor rapidez que la justicia ordinaria (Aproximadamente dos semanas). Está previsto que abran también en Bangkok, en Dusit Distrito TrokKhaosarn y en el distrito de Pathumwan
  • Aduanas: La ley de aduanas prohíbe introducir más de 200 cigarrillos (un cartón) por persona. La multa es de 467.5 bath (alrededor de 10 euros) por paquete si los cigarrillos son para consumo propio, o de 701.25 baht si son para uso comercial, además de la confiscación de la mercancía. El límite de alcohol que se puede introducir en Tailandia es de un litro por persona. La ley se aplica tanto a viajeros con destino a Tailandia como a aquellos en tránsito. También se prohíbe la exportación de imágenes y representaciones de buda, al estar considerado un objeto religioso y al que se debe respeto.
  • Turismo sexual infantil: En 2007, el gobierno de Tailandia, investigadores universitarios y organizaciones no gubernamentales estimaron que había unos 60.000 niños y niñas involucrados en la prostitución; asimismo, el centro de protección de los derechos de la infancia en Tailandia estableció que el 40% de las personas involucradas en esta práctica correspondían a personas menores de 18 años. Entre las poblaciones más vulnerables destacan los inmigrantes y aquellos pertenecientes a minorías étnicas; la pobreza y la exclusión social también son factores relevantes.
  • Homosexualidad: La legislación tailandesa no contempla las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, por lo que no están penadas siempre que ninguna de las personas sea menor de edad. Están penadas las relaciones sexuales con menores de edad.
  • Apuestas: Las apuestas son ilegales, incluso por internet. Ha habido casos de arrestos de extranjeros por apuestas online.
  • Deportes de aventura: Los deportes de aventura (rafting, trekking, buceo.) no tienen los mismos estándares de seguridad que en otros países de nuestro entorno. Se aconseja tomar precauciones, examinar bien los equipos y evitar cualquier actividad sin la suficiente cobertura médica.
  • Respeto costumbres locales: Se recuerda que en Tailandia existe una legislación muy estricta que protege la figura del Rey, la Familia Real y el Regente, y es un delito muy grave, que puede ser penado hasta con 15 años de prisión, realizar comentarios, incluso a través de redes sociales, que puedan convidarse impropios, denigrantes o difamatorios. Igualmente conviene tener presente que los tailandeses son muy respetuosos con el budismo.
  • Terrorismo: Ninguna región del mundo y ningún país están a salvo de posibles actos terroristas. Los atentados coordinados con bomba en varias ciudades del país (Hua Hin, Surat Thani, Phuket y Trang) e incendios en otras (Krabi), en agosto de 2016, causaron varios muertos y heridos. No puede descartarse nuevos atentados en estas u otras ciudades. El riesgo de atentados es elevado, incluso en lugares frecuentados por los turistas.
  • Red de carreteras: Red en buen estado, desplazamientos fáciles en todo el país. Su red de transporte es de dimensiones colosales y si viajas por carretera no pasará ni un minuto sin que te cruces un autobús o minivan. Moverte por la mayoría del país es extremadamente sencillo. La mayoría de las autopistas son de peaje. Se paga por la distancia recorrida.
  • Conducción: El país tiene uno de los índices de siniestrabilidad y muertes por accidentes de tráfico más elevados del mundo . Es habitual que los camiones y los autobuses conduzcan temerariamente. En caso de accidente es altamente probable que el conductor culpable no tenga seguro. Se aconseja mantener la máxima prudencia al alquilar motos, motos acuáticas, quads y cualquier otro tipo de vehículo, especialmente en Phuket, Pattaya, Ko Samui, Ko Phangan y Ko Tao. Los vehículos alquilados, especialmente las motos, motos acuáticas y quads, no tienen seguro obligatorio. Es frecuente que los propietarios exijan sumas abusivas para reparar supuestos daños a la devolución del vehículo. Nunca, bajo ningua circunstancia, se debe entregar el pasaporte al alquilar un vehículo.Es necesario un carnet de conducir internacional. Conducción por la izquierda. Velocidad máxima: 90 km/h(autopistas).
  • Zonas a evitar: Desde el año 2004 existe una insurgencia armada en las provincias del sur, Yala, Pattani y Narathiwat, y un distrito de Songkla (Sadao) escenario de atentados por parte de grupos insurgentes. La zona se encuentra bajo el estado de emergencia y los enfrentamientos entre insurgentes y fuerzas de inseguridad son habituales, por lo que debe evitarse viajar a estas provincias. Deben evitarse desplazamientos a la frontera con Camboya, especialmente al Templo de Preah Vihear y los templos de Ta Moan y Ta Krabey, donde en el pasado, ha habido enfrentamientos armados, con víctimas civiles. En el año 2013 el Tribunal de Justicia Internacional reconoció la soberanía de Camboya sobre estos templos y la relación entre ambos países ha mejorado, pero es una zona altamente minada, por lo que se desaconsejan los desplazamientos a la misma. Se alerta a los turistas que viajen a las provincias sureñas de Yala, Pattani, y Narathiwat para que no lo hagan fuera de las rutas turísticas y en todo caso que extremen las precauciones y eviten los lugares concurrridos fuera de hoteles y zonas residenciales. La zona turística de Kaosan se ha convertido en un objetivo privilegiado para pequeños ladrones, especializados en turistas. Aparte de los habituales robos con descuido, otra modalidad que se está extendiendo es la de meter drogas en la bebida de la futura víctima. Las islas de Ko Samui y Ko Phangan han visto un aumento en las agresiones a y entre turistas así como en los robos y estafas también a turistas. Las zonas de aglomeraciones en Bangkok. Tailandia ha sido, en los últimos años, escenario de crisis políticas graves. La situación actualmente es de normalidad, pero se recomienda mantenerse informado de la situación en el país antes de viajar, Desde enero de 2004 persiste en las provincias del sur del país una insurgencia que ha llevado a cabo gran número de atentados terroristas y se producen regularmente enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Las provincias de Pattani, Yala y Narathiwat están en estado de emergencia. En Bangkok existe el riesgo de carteristas en zonas muy concurridas, especialmente los alrededores del Palacio Real, Patpong, Kaosan y Sukhumvit.





  • Más información sobre Tailandia



    Virus Zika en Tailandia:

    Se ha documentado la presencia del virus en Tailandia desde 1963. Aunque no fue hasta el 2012 cuando las autoridades sanitarias del país notificaron el primer caso autóctono. Posteriormente, en mayo de 2013 se detectó un caso de la enfermedad en una turista canadiense procedente del sur del país (con estancias en la isla de Phuket y Bangkok). Hasta hace poco se notificaban una media de 5 casos anuales. En febrero de 2016 se han vuelto a notificar casos autóctonos de virus zika en al país, lo que parece demostrar que el virus presenta trasmisión activa en el sur del país (Phuket, Krabi, Ko Jum y Ko Lanta) considerándose endémico en la región.



    Haga una donación