Viajarseguro.org

Seguridad en los hoteles

Los hoteles de destinos con riesgo de atentados o violencia deben garantizar la seguridad en el acceso al interior a los establecimientos turísticos y en su exterior, especialmente en los parking, que debería estar dotado de cámaras de vigilancia, aparatos de detección, programas de reconocimiento de números de matrícula, espejos para inspeccionar los bajos de los vehículos y alarmas contra robos y deterioros, con un local técnico de control bien equipado y un agente para monitorizar las cámaras de vigilancia.

Los agentes de segurifad deben estar bien identificados, con uniforme y acreditación con su foto y su función, además de estar dotados de medios de comunicación inalámbricos para asegurar el éxito de las operaciones de vigilancia.

El hotel debe asegurar en todo momento el control de las llegadas de los clientes, así como la coordinación con los servicios de seguridad de todas las situaciones sospechosas.

Se debería registrar en los servicios de seguridad regional las matrículas de todos los vehículos de los clientes y de los proveedores entrantes y salientes de los establecimientos turísticos.

Se debe asegurar la vigilancia y el control de las habitaciones de hotel antes de la llegada de los clientes y después de su salida, así como todos los espacios abiertos al público.

Es preciso informar con urgencia si una maleta o un coche sospechoso se encuentra en el interior o exterior del establecimiento turístico.

Se deben preparar y planificar las llegadas oficiales, actividades turísticas y acontecimientos importantes, con la colaboración de los servicios de la seguridad, el centro de operaciones de la dirección de la seguridad turística, comisariados regionales del turismo y el centro de operaciones turísticas.

En caso de incidente, es necesario seguir las recomendaciones de seguridad mencionadas en la guía redactada en colaboración con los servicios de seguridad y de protección civil.

Se debería disponer de un plan anual de formación para los equipos de seguridad de los establecimientos turísticos y velar por su aplicación. Esta formación engloba los campos técnicos de seguridad y de vigilancia, utilización de los equipos de seguridad, control electrónico, primeros auxilios y bomberos.

Algunos hoteles pueden considerar la posibilidad de encargar el desempeño de estas funciones a empresas especializadas en servicios de vigilancia aprobadas por el Ministerio del Interior.

El hotel debería tener un jefe de equipo de seguridad formado y con experiencia en el dominio de vigilancia de establecimientos turísticos.

El hotel debe poner a disposición de los servicios de seguridad regionales una lista del personal y de los trabajadores, ya sean fijos o temporales, que debe actualizarse periódicamente.

Se debe comprobar que las informaciones completadas por el cliente concuerdan con las de su documento de identidad.

Hay que garantizar las inspecciones periódicas de las pequeñas tiendas y de los puntos sensibles del establecimiento (depósitos de carburantes, de gas, productos químicos peligrosos, generadores, ascensores, canales de ventilación y de purificación de agua).

Se debe sensibilizar a todo personal de la unidad hotelera en las operaciones de seguridad, según el ámbito en el que trabajen.

Asimismo los propietarios de los establecimientos turísticos deben:

  • Disponer de un certificado válido de prevención de la seguridad pública.
  • Presentar los certificados de validez de las redes técnicas vinculadas a la seguridad, expedidos por una oficina de estudio especializada.
  • Nombrar un equipo de intervención integrado por los agentes del establecimiento, que debe obligatoriamente haber recibido una formación en los campos de primeros auxilios y con bomberos, y estar supervisado por el jefe de la división de la seguridad del hotel.





  • Haga una donación