Viajarseguro.org

Decálogo del viajero con diabetes

  • Identificación: Llevar algún identificador de la condición de diabético, así como un breve informe médico (preferiblemente en inglés si se viaja al extranjero) donde se especifique el tratamiento habitual que precisa.

  • Antes de viajar: Se debe consultar con médico de cabecera para que éste le oriente sobre las modificaciones de la pauta terapéutica que puede precisar durante el viaje.

  • La medicación: Llevar la medicación habitual (insulina o pastillas) en cantidad suficiente para todo el viaje, un medidor de glucosa con tiras reactivas, tiras reactivas para medir cuerpos cetónicos en orina, algunos alimentos que contengan hidratos de carbono tanto de absorción lenta como rápida así como un inyectable con glucagón si la insulina es su tratamiento habitual.

  • Informar a los acompañantes: En caso de no viajar solo, los acompañantes han de saber que se padece diabetes y como actuar en caso de hipoglucemia.

  • Cobertura y red sanitaria en destino: Informarse sobre la cobertura sanitaria del país de destino, así como de la disponibilidad para obtener su medicación habitual si precisara adquirirla y de las presentaciones y nombres comerciales de la misma.
  • Consultar con tiempo suficiente: Si se viaja a un país en que es necesario vacunarse o hacer quimioprofilaxis de alguna enfermedad, mejor hacerlo con suficiente tiempo para que en caso de aparecer reacciones adversas estas tengan lugar antes del inicio del viaje.

  • Chequear los niveles de glucosa: Medir con frecuencia los niveles de glucosa en sangre para detectar hipoglucemias y utilizar un calzado cómodo y flexible (y usado), para no tener problemas en los pies, son dos recomendaciones básicas si durante el viaje se prevé caminar más de lo habitual.

  • Conservar los medicamentos: Conocer las normas básicas de mantenimiento de la insulina (en caso de que ésta sea nuestro tratamiento), llevando incluso una pequeña nevera para su almacenamiento, si viajamos a lugares donde esperamos temperaturas superiores a los 30 o C.

  • Evitar el reposo prolongado: Caminar unos minutos cada 2 o 3 horas en caso de viajes largos, tanto sean por carretera como en barco o en avión. Evitaremos problemas de circulación en las piernas así como aumentos innecesarios de glucosa en sangre debidos a la inactividad.

  • Planificar, informarse y anticiparse a los posibles contratiempos son la garantía de que cualquier viaje sea un éxito, incluso con diabetes.


Haga una donación