Viajarseguro.org

Alerta sobre el riesgo de formación de hielo en los Boeing 787

26 Noviembre 2013. La compañía Boeing ha alertado a unas 15 aerolíneas acerca del riesgo de sufrir averías con el equipo eléctrico a bordo de los aviones Boeing 747-8 y Boeing 787 Dreamliner como resultado de la formación de hielo durante los vuelos a grandes alturas.


Desde abril del 2013, se han registrado seis casos de interrupción de suministro de energía -en cinco 747-8 y en un 787- todos en aviones con motores de General Electric. Al parecer, los aviones propulsados ​​por motores GE perdieron potencia a gran altura, si bien todos lograron aterrizar sin problemas. Las aeronaves B787 Dreamliner equipados con motores Rolls-Royce no se han visto afectados por este problema.

Según ha informado la BBC, el problema, que está afectando a algunos motores fabricados por General Electric cuando los aviones vuelan cerca de áreas de tormenta eléctrica, ha llevado a Japan Airlines a retirar y sustituir sus aviones Dreamliner de dos rutas internacionales, en concreto, Tokio-Delhi y Tokio-Singapur, y tampoco piensa utilizarlo a partir de diciembre para operar la conexión entre Tokio y Sydney como tenía previsto. Otras aerolíneas a las que se les ha enviado una advertencia sobre el problema de formación de hielo son Lufthansa, United Airlines y Cathay Pacific.

La industria de la aviación está experimentando cada vez más en los últimos años el problema de la formación de cristales de hielo a medida que aumenta la flota de aviones comerciales de gran tamaño, especialmente en las regiones tropicales del mundo.




El 787 Dreamliner ha sufrido una serie de problemas desde su lanzamiento, inicialmente, debido a los fallos reiterados con las baterías de iones de litio que llevó en enero de este año a una investigación y la paralización de los vuelos de todos los aparatos de este modelo durante cuatro meses.




Suscríbase al Newsletter

Introduzca su email para recibir nuestro boletín y mantenerse informado de próximos eventos y actividades.


Polí­tica de privacidad