Viajarseguro.org

El dinero en los viajes

El turista suele ser bien recibido allá a donde vaya porque trae dinero, por esa misma razón, quienes le “acogen” tratarán que deje más dinero del previsto. Cuando viajamos, nos percatamos de que el dinero es un prioritario objeto de deseo planetario.

El dinero en efectivo siempre estará de moda, pero los cheques de viaje y las tarjetas de crédito generalmente son las formas más seguras y convenientes de pagar cuando uno está de viaje.

Dependiendo de la duración de su viaje, divida sus recursos entre éstas tres formas, y protéjase llevando el efectivo cuidadosamente, recordando los números de serie de sus cheques de viajero, y llevando los números telefónicos de emergencia para informar sobre tarjetas de crédito perdidas o robadas.

¿Qué moneda llevo?

El dólar, y el euro cada vez más, se aceptan en la mayoría de los países, por lo que puede resultar útil llevar dinero en efectivo en estas monedas.

Para consultar cómo está el cambio de euros o dólares a las monedas nacionales de vuestros países de destino, podéis recurrir a las webs de conversores de divisas.

Tarjetas de crédito y débito ¿Cuál usar?

Ambas tienen beneficios. Una tarjeta de crédito le permite diferir pagos y le da ciertos derechos como consumidor; al pagar con algunos tipos de tarjetas de crédito, puede cancelar el pago o pedir un reembolso si hay problemas (presentando la documentación correspondiente). Es la mejor forma de pagar, ya sea cuando esté preparando el viaje o de compras en su destino.

Una tarjeta de débito, resta los fondos directamente de su cuenta bancaria, ajustando de esta forma mejor su presupuesto. Un inconveniente de estas puede ser el alquiler de vehículos, donde necesitará una tarjeta de crédito. Siempre podrá pagar con una tarjeta de débito, pero algunas agencias no le permitirán reservar.

Los dos tipos de tarjetas son virtualmente similares. Ambas le permitirán retirar dinero de los cajeros automáticos distribuidos alrededor del mundo, si están correctamente programadas con su número de identificación personal (PIN). Ambas ofrecen excelentes tipos de cambio (usualmente mejores que las casas de cambio o los bancos). También protegen contra un uso no autorizado si su tarjeta es robada o perdida.

Algunas recomendaciones para su uso:

  • No utilizar números secretos que puedan ser descifrados por la documentación.
  • No perder de vista la tarjeta durante la compra y no firmar resguardos en blanco.
  • Conservar los resguardos de las compras y operaciones.
  • Destruir las tarjetas caducadas inutilizando la banda magnética.
  • Firmar las tarjetas.

  • Cambiar dinero

    Para obtener la mejor tasa de cambio de efectivo o cheques de viaje, cámbielos a través de los bancos. Se consigue generalmente mejor cambio que en mostradores de cambio de los aeropuertos o estaciones de tren y autobús, hoteles, restaurantes o comercios, a pesar que pueden tener mejores horarios. Para evitar los mostradores de cambio de los aeropuertos, disponga de un poco de dinero local antes de emprender el viaje; los bancos y casas de cambio pueden proveérselo si lo solicita con antelación.

    Observe que además del tipo de cambio, en muchos países se cobran gastos y comisiones, con lo cual recibirá menos dinero del pensado.

    Averigue los horarios de los bancos en donde se encuentre, ya que los mismos varían de país en país. Tenga a mano su pasaporte para cambiar cheques de viajero. Una identificación con foto tipo DNI también puede resultar útil.

    Guarde los recibos de cambio. Muchos países los solicitan a la salida, especialmente si quiere convertirlo nuevamente a la moneda de su país.

    El mejor cambio lo obtendrá usando tarjetas de débito porque están basados en tipos de cambios mayoristas ofrecidos sólo a los grandes bancos (a pesar de que las comisiones cargadas por las transacciones en cajeros automáticos pueden ser mayores que las locales). Las tarjetas de crédito también proporcionan un cambio a una tasa muy razonable. No saque anticipos de dinero con ellas a menos que esté desesperado, las exorbitantes tasas de interés cobradas descompensará cualquier ahorro de los tipos de cambio.

    ¿Necesito llevar cheques de viaje?

    Depende del destino. Si va a zonas rurales o pequeños pueblos lleve efectivo; los cheques de viaje son útiles en las grandes ciudades.

    Si no quiere partir con exceso de moneda extranjera en efectivo, compre unos pocos cheques para cambiar una vez finalice su viaje. Antes de partir, pregúntele a su proveedor dónde cambiarlos sin pagar comisión. Anote todos los números de sus cheques, y mantenga la lista en un lugar separado, marcando los números que ya haya cambiado.

    Usualmente los cheques perdidos o robados son reemplazados dentro de las 24 horas. Para asegurar un rápido reembolso, compre sus propios cheques - no deje que otra persona pague por ellos: este tipo de irregularidades pueden ocasionar retrasos, ya que la persona que hizo la compra debe llamar para solicitar el reembolso.

    Algunos consejos sobre seguridad y dinero en los viajes:

  • Lleva el dinero contigo: Ésta es una regla fundamental cuando se viaja. La manera más segura de viajar con dinero es llevarlo contigo en todo momento. Los aeropuertos, estaciones, puertos y terminales no son lugares muy seguros, con relativa facilidad las maletas se extravían o sencillamente, desaparecen. Lleva el dinero adosado a tu cuerpo, como si fuera una prenda más que llevas puesta. Llevarlo en los bolsos de mano no es una opción recomendable.
  • Lleva el dinero con discreción: Elige un escondite donde el dinero esté seguro: sujetándolo a una prenda, o dentro de una pequeña billetera junto a nuestro cuerpo, así siempre tendrás la certeza de que el dinero viaja contigo. En el mercado encontrarás utensilios apropiados para llevar el dinero contigo de esta forma.
  • Lleva el dinero repartido: no es buena idea guardar todo el dinero en una misma prenda o cartera, elige más de un escondite y reparte el dinero entre ellos, así lograrás que nada en tu cuerpo llame la atención. Si viajas con más personas, es una buena idea repartiros el dinero.
  • Lleva dinero al que puedas acceder fácilmente: se trata de pequeñas cantidades de dinero para hacer frente a pequeños gastos como puede ser un taxi, una revista o cualquier otro gasto de última hora.
  • Guarda el dinero en lugares seguros: Una vez que has llegado al destino, depositar el dinero en un lugar seguro sigue siendo un problema que vosotros mismos tenéis que evaluar. Si no queréis dejar el dinero en la habitación por temor a que os lo roben, tendréis que optar por llevarlo con vosotros. Otra opción es esconder el dinero de una forma ingeniosa entre vuestros efectos personales. Si, por el contrario, consideráis de confianza el lugar en el que os hospedáis, podéis optar por guardar el dinero en la caja fuerte que los hoteles disponen para tal fin.
  • Lleva dinero en efectivo: así no estaréis tan pendientes de bancos y cajeros. El inconveniente es que hay que tener más cuidado con las pérdidas y los robos. Es preferible cambiar algo de dinero antes de salir. En el lugar de destino se recomienda hacerlo en bancos o empresas de cambio. Ten en cuenta las comisiones que cobran por la gestión. Actuar con precaución, existen “mercados negros” que suelen ser ilegales y podríais ser víctima de alguna estafa. Al entrar o salir de la UE puedes llevar hasta 10.000 € en efectivo sin necesidad de declararlos. Los importes que superen esta cifra deben declararse a las autoridades aduaneras.


  • Suscríbase al Newsletter

    Introduzca su email para recibir nuestro boletín y mantenerse informado de próximos eventos y actividades.


    Polí­tica de privacidad