Viajarseguro.org

Salva Rodríguez. La vuelta al mundo en bicicleta

145.266 kilómetros recorridos a tus espaldas a lo largo y ancho del planeta durante casi 10 años. ¿Cómo te sientes?

Satisfecho, feliz. Me siento en paz con el adolescente que soñaba con aventuras mientras leía libros de Salgari y Julio Verne. Siento que puedo ahora continuar con nuevos proyectos con una sensación de plenitud y satisfacción conmigo mismo enorme.

Tus orígenes, ¿cómo empezó todo esto?

Era un viajero en bicicleta incansable durante mis vacaciones y eso provocó que quisiera hacer algún viaje mayor, de un año o más. Además, siempre que regresaba de esos viajes y abría la puerta de mi casa, tenía la sensación de que tanta pertenencia y cachivache me ataba para cumplir mis sueños. Tenía más confort del que necesitaba y menos libertad de la que quería. Así que dejé atrás todo para poder ser libre.



¿Tienes alguna superstición o manía?

Sí, me gusta dormir en el rincón más plano posible. A veces tardo 10 minutos mirando y mirando hasta que encuentro uno.

¿Cómo ha sido la salud en tu viaje?

Excelente, puesto que lo he terminado. He tenido multitud de pequeñas infecciones, diarreas y pequeños problemas que se podían resolver con 2-4 días de descanso. Tal vez lo más grave fue una neumonía en el Pamir tadjiko que sí me tuvo una semana con fiebres de delirio y con cierta preocupación. En general, mi viaje me ha mantenido muy en forma siempre y eso es una ventaja a la hora de reponerse de las pequeñas enfermedades, siempre he sentido muy fuerte mi cuerpo.


¿Que no dejarías de llevar en tu botiquín de viaje?

Antihistamínicos para las picaduras de arañas, hormigas, insectos voladores desconocidos, moscas tsetsé... Cuando los he usado a tiempo, me han detenido los síntomas y las fiebres una barbaridad.

¿Cuál es tu libro o película favorita de viajes?

Una historia verdadera, de David Linch.

¿Qué has echado en falta durante tu viaje?

A los amigos de siempre. Hay momentos en los que necesitaba hablar con alguien que me conociera de mucho, en lugar de con alguien recién conocido.


¿Viajar sólo o acompañado?

Solo. Estoy convencido de que el viajero debe ser un solitario. Es más fácil tomar decisiones, contactar con la gente local. Y la soledad te deja pensar, hablas menos y observas más.

¿Cuál consideras que ha sido tu momento de viaje más complicado?

Tras el altiplano de Arequipa en Perú, tras pasar 3 semanas a 5000 metros. Exhausto, quería terminar el viaje, estaba harto de sufrir físicamente.

¿Una situación curiosa que hayas vivido en todo este tiempo y que recuerdes con especial cariño?

Una señora guatemalteca que, al verme pasar, exclamó: ¡qué bonito! Así veo yo un viaje en bicicleta, ni heroico ni espectacular, simplemente bonito.


¿Existe un lugar favorito?

Ahí donde quiera que esté. Cuando alguien está en paz consigo mismo, satisfecho, pleno, tiene su lugar favorito en cada rincón del mundo.

¿Una foto con la que te quedarías?

En la inmensidad de las estepas mongolas, mi país favorito.

Material y equipo indispensable para tu viaje. ¿Hay hueco para la improvisación? ¿Y la suerte?

No hay nada indispensable, y hay espacio para caprichos, como un termo para agua caliente. Yo llevo encima las cosas que sé que voy a usar diariamente o con mucha frecuencia. Lo que no uso, no lo llevo. La suerte es una bendición, yo he tenido y sigo teniendo muchísima, de hecho despierta cierta rabia en amigos próximos. No sé por qué ni de qué depende, pero es necesaria. El tipo más experimentado puede ver truncado su viaje por la mala suerte, y un pardillo dar la vuelta al mundo tocado por los dioses.

Que le recomendarías a alguien que quisiera embarcarse en una experiencia como la tuya?

Que viaje por su propia región, su país, que descubra la rutina del viaje en unas circunstancias familiares y se responda con honestidad si esa aventura le gusta.

¿Retirarse? ¿Bajar el ritmo? ¿Próximo destino?

Iniciar una familia y seguir escribiendo libros.

¿Cuál es tu lema, filosofía? ¿Una frase que lo resuma?, ¿tus fuentes de inspiración?

Disfrutar la vida, no hemos venido a sufrir a este mundo, y sólo tenemos una vida, muy corta además. En mi caso, como Alonso Quijano, enfermé leyendo libros, de aventuras en los mares del sur, de pistoleros, de viajeros imposibles. Luego vino Hermann Hesse, Cortázar, Benedetti...

Libros y más documentación sobre el viaje de Salva Rodríguez


  • Un viaje de cuento
    La vuelta al mundo en bicicleta
  • Facebook de un viaje de cuento





  • Una bicicleta haciendo preguntas por el mundo, un viajero escribiendo libros sobre el mundo que recorre.



    Salva Rodríguez ha dado la vuelta al mundo en su bicicleta (2006-2015)

    Haga una donación