Viajarseguro.org

VIH




VIH

  • Patógeno: Virus de la inmunodeficiencia humana (género lentivirus, familia retrovirus)
  • Distribución: Existen dos tipos de VIH: 1 y 2. VIH 1 subtipo A es más prevalente en Rusia y antiguas repúblicas soviéticas, subtipo B en Europa, América del Norte y Oceanía y subtipo C a nivel global. El VIH 2 es menos prevalente y existe fundamentalmente en el oeste de África.
  • Mecanismo de transmisión: A través del contacto directo sobre mucosas, piel no íntegra o vía intravenosa, de secreciones corporales de la persona infectada (especialmente la sangre, aunque también existe en secreciones vaginales y semen).
  • Clínica: En el momento de la infección algunas personas desarrollan los llamados síntomas de infección aguda tipo mononucleosis (mal estar general, dolor de garganta, fiebre, adenopatías, mialgias,..) después llegará un periodo en el que no se presenten síntomas, y finalmente si no se recibe tratamiento, se llegará a el estado de SIDA.
  • Diagnóstico: Detección de anticuerpos en sangre. Existen dos niveles de pruebas diagnósticas: los test de screening (más rápidos, más sensibles) y los test confirmatorios (más específicos).
  • Tratamiento: : Mediante la combinación de distintos fármacos antiretrovirales tomados de manera indefinida, se consigue detener la replicación del virus y la disminución de sus copias, hasta hacerlo indetectable en sangre. No existe un tratamiento que erradique el virus a día de hoy.
  • Prevención: Los principales métodos que han demostrado prevenir el contagio son:
    - Las prácticas sexuales de todo tipo con uso de preservativos de látex homologados.
    - El inicio del Tratamiento Antirretroviral (TAR): en mujeres embarazadas para evitar la transmisión vertical, y en parejas serodiscordantes (uno de ellos infectado y el otro no infectado).
    - El uso de jeringuillas individuales.
    - La circuncisión.


  • El VIH es el retrovirus causante del síndrome de inmunodeficiencia humana adquirida (SIDA). Esta enfermedad fue descrita por primera vez en 1981 en varones homosexuales que enfermaban de neumonía por Pneumocystis jiroveci (hongo oportunista) o sarcoma de Kaposi (neoplasia multifocal mucocutánea relacionada con el virus herpes humano 8). El virus fue aislado por primera vez en 1983 a partir de nódulos linfáticos de pacientes infectados. Dos años más tarde, en 1985, fue aislado un segundo tipo, llamado VIH-2 en África Occidental, con lo que pasaría a denominarse VIH-1 al primer tipo, más frecuente en Asia, Europa, América y algunas regiones de África.

    Leer más

    Se trata de un virus que debilita el sistema inmunitario o las defensas, provocando en las personas que son infectadas una mayor propensión a contraer todo tipo de infecciones e incluso a la aparición de algunos tipos de cáncer.

    Existen dos formas principales de expresión de la enfermedad: inicialmente y mientras el paciente se encuentre asintomático será denominada infección crónica por VIH o seropositividad para el virus. Tras presentar una evolución lenta y en muchos casos silente durante años, finalmente la persona infectada quedará prácticamente sin defensas, dando lugar a la aparición de infecciones por patógenos poco habituales, llamados “oportunistas”, momento en el cual se alcanza el estado de SIDA.

    Según datos de la OMS, desde la aparición del virus hasta 2012, 36 millones de personas han muerto de SIDA a nivel mundial. Actualmente el VIH continúa siendo un importante problema de salud pública y se calcula que existían entre 32 y 38 millones de personas infectadas en todo el mundo hasta 2012, con una mayor incidencia en países de baja renta, calculándose que hasta el 68% de las personas infectadas, viven en África subsahariana, donde uno de cada 20 adultos está infectado

    Patogenia (Mecanismo de transmisión):

    El virus se contagia mediante el contacto de ciertas secreciones corporales de la persona infectada (especialmente la sangre, aunque también existe en secreciones vaginales y semen) con mucosas como son la oral, vaginal, la rectal, ocular o en zonas en las que la barrera cutánea natural no está intacta, como heridas.

    Leer más

    Los principales mecanismos de transmisión son los siguientes:

    - Contacto sexual de cualquier tipo sin preservativo.
    - Compartiendo jeringuillas, o por accidentes laborales en personal sanitario (pinchazos accidentales con jeringuillas de pacientes infectados).
    - Mediante transmisión de mujeres embarazadas al feto, llamada transmisión vertical.
    - Mediante transfusiones de sangre, sin medidas de control adecuadas.

    El VIH actúa introduciéndose en las células de los seres humanos que son infectados, básicamente en un tipo de células inmunitarias llamadas linfocitos CD4. Los linfocitos son los glóbulos blancos, un tipo de célula cuyo objetivo es la protección del cuerpo frente a las infecciones o frente a la proliferación de las células mutadas que producen el cáncer.

    Una vez el virus se introduce en el linfocito, éste utilizará mecanismos internos del propio linfocito para multiplicarse, replicar su material genético (ARN) y conseguir una enorme cantidad de copias de sí mismo, que saldrán de ése linfocito, para contagiar a otros.

    De este modo, los linfocitos CD4 irán disminuyendo en número y muriendo, bien de manera directa al ser contagiados por el virus, bien de manera indirecta, por la toxicidad que el virus produce o por extenuación, dada la importante activación que experimentarán para tratar de protegerse del virus.

    De este modo se disminuye el número de linfocitos CD4 y por tanto las defensas de la persona infectada, produciendo la aparición de múltiples enfermedades e incluso algunos tumores que tendrán facilidad para aparecer una vez esté el paciente debilitado.

    Epidemiología:

    A pesar de que los mecanismos de transmisión del virus son actualmente de sobra conocidos a nivel mundial, en 2012 se calculan un total de 2,3 millones de nuevas infecciones (6.300 nuevas infecciones diarias, de las cuales el 95% fueron en países de baja renta) y 1.6 millones de muertes anuales, de los cuales, 210.000 eran niños menores de 15 años.

    Leer más

    Por esta razón, el pilar básico para el descenso de la incidencia de la enfermedad es la información para la prevención en la población general.

    Gracias al conocimiento de los datos epidemiológicos se pueden definir las características de la población afectada y los mecanismos de transmisión más prevalentes: la vía parenteral, el contacto sexual y la transmisión vertical, que varían en función de factores geográficos, culturales, económicos y políticos. Estos datos serán la base para establecer las intervenciones adecuadas de prevención, de las cuales las únicas que han demostrado ser eficaces hasta el momento a día de hoy son:

    - El inicio del Tratamiento Antirretroviral (TAR): en mujeres embarazadas para evitar la transmisión vertical, y en parejas serodiscordantes (uno de ellos infectado y el otro no infectado).
    - Las prácticas sexuales seguras con uso de preservativos de látex homologados.
    - El uso de jeringuillas individuales para los adictos a drogas por vía parenteral.
    - La circuncisión.

    Afortunadamente, no todos los datos son negativos, pues gracias a las campañas mundiales de información, prevención y tratamiento, desde el año 1997 al 2010, disminuyó el número de nuevas infecciones anuales un 21% y nuevos datos apuntan a que actualmente este descenso continúa. Además el tratamiento antirretroviral (TAR) en países de bajas rentas, es cada vez más accesible, calculándose que al menos la mitad de los pacientes con indicación del mismo lo están recibiendo.

    A pesar de todo, aún queda un largo camino y muchos esfuerzos para llegar a cumplir los últimos objetivos del desarrollo del milenio marcados por la OMS en mayo de 2014: Haber detenido y comenzado a reducir la propagación del VIH/SIDA en 2015.

    Clínica:

    A día de hoy, el VIH se considera una infección crónica, por lo que la mayoría de los pacientes infectados se encontrarán asintomáticos durante años.

    Leer más

    En el momento de la infección algunas personas desarrollan los llamados síntomas de infección aguda tipo mononucleosis (mal estar general, dolor de garganta, fiebre, adenopatías, dolores musculares..) dado que la cantidad de virus será muy elevada en sangre, después llegará un periodo que podrá durar años, durante el cual el virus permanece en estado de latencia, tras haberse replicado inicialmente y quede en un número estancado y estable de copias, periodo en el cual el paciente no presentará síntomas, o presentará algunos inespecíficos como inflamación de los ganglios linfáticos, pérdida de peso, fiebre, diarrea y tos. y finalmente si el paciente no recibe tratamiento, llegará un momento en el cual el número de CD4 caerá en picado provocando la aparición de infecciones oportunistas y el estado SIDA.

    Existen dos clasificaciones principales, en función de los síntomas, que orientarán la actitud frente al tratamiento:

    La primera es la clasificación de la OMS, utilizada en pacientes mayores de 15 años, y basada únicamente en criterios clínicos. Consta de cinco estadios, tres de ellos por sí solos, no son indicación de tratamiento: primoinfección, estadio 1 (asintomático o linfadenopatías generalizadas), estadio 2 (síntomas no definitorios de SIDA). Dos de ellos son indicación de inicio de tratamiento: estadio 3 y estadio 4 (síntomas SIDA).

    La segunda clasificación se podrá utilizar únicamente en caso de que se tenga acceso a pruebas complementarias, para medir el número de CD4, es la clasificación de el CDC, que divide a los pacientes en función del diagnóstico serológico y clínico, siendo clasificados en función de los síntomas en: A (asintomático, primoinfección o linfadenopatía generalizada). B (síntomas no definitorios de SIDA), y C (síntomas SIDA), y en función del recuento de CD4 en 1 (mayor o igual a 500 cel/µl), 2 (entre 499 y 200 cel/µl), y 3 (<200 cel/µl). Tendrán indicación de tratamiento todos los estadios C así como los A3 y B3.


    PVVIH - Personas que viven con VIH

    Evolución (Historia Natural):

    La evolución natural de la enfermedad está muy relacionada con el mecanismo de infección del VIH, el cual se podrá comprender teniendo en cuenta dos puntos de vista distintos:
    1. La relación entre una sola copia del virus y un solo linfocito. Una vez el virus entra en el linfocito, tendrá que utilizar los mecanismos internos del mismo para su replicación. Fusionará su material genético al del linfocito y sólo si el linfocito se activa, multiplicará su material genético viral o quedará en estado de latencia sin multiplicarse. Una vez se ponga en marcha, se podrá multiplicar de manera masiva, o lentamente. En este último caso será cuando la enfermedad se ponga en marcha, activándose el virus, disminuyendo el número de linfocitos y llevando al paciente a importantes infecciones y a la muerte, si no se detiene.
    2. La reacción inmunitaria ante la exposición al virus. No todos los contactos con el virus serán infectivos. Ya sea por el papel del sistema inmunitario o por las características de cada virus. Pero en caso de que el contagio suceda, existirá una diseminación masiva del mismo en todo el sistema linfático, pudiéndose destruir miles de linfocitos y quedando otros con el virus en estado de latencia en su interior. De este modo, cuanto más numeroso sea el virus, mayor número de linfocitos destruirá, y más activa estará la infección.

    Leer más

    En el caso de que la transmisión sea sexual, las primeras células diana son las células dendríticas y de Langerhans, que constituyen el sistema linfoide difuso asociado a las mucosas (GALT) en los cuales, los primeros días de infección, se producirá una diseminación viral masiva, lo cual producirá una depleción de más del 60% de los linfocitos CD4 a nivel intestinal, que no se recuperarán posteriormente a pesar del inicio del TAR (tratamiento antiretroviral). A partir de ese momento, el virus se diseminará rápidamente a órganos linfoides, donde establecerá una infección persistente con una proporción de linfocitos infectados, dando lugar al estadio crónico de la infección, durante el cual los órganos linfoides constituirán un gran reservorio del virus, quedando algunos linfocitos en estado de latencia y realizando otros la replicación activa produciendo cantidad de viriones y siendo destruidos por efecto citopático directo. De éste modo se alcanzará una replicación acelerada, que a su vez permitirá una mayor generación de mutantes aumentando las posibilidades de evasión viral, provocando una elevación de la carga viral y un rápido descenso en la cifra de CD4, que no sólo serán destruidos por el efecto citopático directo, sino también mediante otros mecanismos indirectos como son la alteración de su homeostasis, mecanismos inmunitarios (destrucción por el propio sistema inmune al expresar péptidos virales), o por la acción de las proteínas tóxicas del virus (muerte celular programada), alcanzándose finalmente el estado de SIDA.

    Un ejemplo muy claro es pensar en un tren en marcha que se dirige hacia una estación, que en este caso representaría el estadio SIDA. El número de CD4 sería la distancia que le queda al tren para llegar a la estación, y la carga viral sería la velocidad del tren. Así se explica, que cuantas más copias virales, y menos CD4, más rápido evolucionará la enfermedad acercando al paciente al SIDA.

    Diagnóstico:

    Independientemente del modo de contagio, los marcadores y la evolución de la infección son uniformes. Inmediatamente después de que se produzca la infección, el VIH-1 comienza a replicarse y no podrá ser detectado en el plasma hasta al menos de 7 a 21 días. Una vez alcanzada la concentración viral suficiente en plasma, el virus puede ser detectado, y será la manera más precoz de diagnosticar la infección.

    Leer más

    Seguidamente, se realizarán dos test, uno de detección indirecta, que será positivo en torno al día 22 tras la infección , y un test de detección directa, que será positivo en torno al mes tras la infección: 1- Inicialmente, se realizará uno de los siguientes test diagnósticos de detección indirecta: - ELISA: Es un método por el cual se mide la cantidad de anticuerpos contra el VIH en suero. No detecta componentes virales. Hay varios factores que podrían producir Falsos Positivos (es decir, que la prueba fuese positiva sin que el paciente esté infectado), como son, por ejemplo, haber recibido vacunas recientemente. Es muy sensible y será capaz de detectar pequeñas cantidades de anticuerpos. Será positivo a los 22 días de la infección. - EL TEST RÁPIDO PARA EL VIH: Es otro método indirecto de medida de la cantidad de anticuerpos que presenta el paciente. 2- Posteriormente se realizará el test confirmatorio (Sólo alguno de los anteriores ha resultado positivo o indeterminado): - WESTERN BLOT: Detecta anticuerpos contra el virus y los componentes del mismo (detección directa). Será positivo a partir del mes de la infección. A pesar de ser una prueba confirmatoria, también puede dar un resultado indeterminado (ni positivo ni negativo) en caso de que la infección sea por VIH-2, en estados avanzados de la enfermedad y en otras situaciones. La progresión del VIH-1 puede ser dividida en seis fases atendiendo a los métodos diagnósticos: El primero de los estados se consideraría desde que el ARN viral es positivo (desde una semana después del contagio, hasta el día 17 aproximadamente), momento en el que será positivo el antígeno p24 (considerada la fase 2). Aproximadamente 22 días tras la infección, los anticuerpos podrán ser detectados por test de enzimoinmunoensayo (ELISA), coincidiendo con el momento más alto de la carga viral en el progreso natural de la infección, resultando la fase 3. Después, el sistema inmune comienza a controlar la infección, de manera que el número de copias desciende progresivamente y aproximadamente entre el día 25 y 30 desde la infección, se podrá realizar la prueba confirmatoria o Test de Western Blot que hasta el día 30 podrá ser positivo o negativo. Sin embargo, a partir del día 30, momento en el que comienza la fase 5, y mientras la carga viral se mantiene en meseta, el Western Blot será positivo y resultará la confirmación de la infección. Por último, la fase 6 (establecimiento de la enfermedad crónica) comenzará aproximadamente el día 100 tras la infección, y entonces, también el antígeno p31 será positivo. Una vez el paciente ha resultado positivo, si se tiene la posibilidad, se podrá medir el número de CD4, para clasificar al paciente en su estado definitivo, junto con los datos clínicos. Es importante tener en cuenta que, ante una alta sospecha de contagio, síntomas de sospecha de infección aguda (primoinfección) en el último mes como fiebre, mialgias, mal estar general, aparición de manchas cutáneas o aparición de adenopatías, deberemos repetir la prueba a pesar de haber resultado inicialmente negativa, hasta que hayan transcurrido al menos seis meses. Probablemente el párrafo de las seis fases sea demasiado intenso para la población general….

    Tratamiento:

    Tal y como se ha explicado previamente, el VIH no tiene tratamiento curativo. Sin embargo, mediante la combinación de distintos fármacos antirretrovirales, se consigue que éste reduzca su presencia hasta límites en los que las máquinas de detección actuales no llegan a encontrarlo en el suero del paciente. El tratamiento, tomado a diario, conseguirá que el virus se reduzca a su mínima expresión, deje de replicarse y por lo tanto, no pueda disminuir las defensas de la persona infectada, siempre y cuando el tratamiento se tome de manera adecuada y no se olvide ninguna toma.

    Existen indicaciones establecidas para el tratamiento, aunque la tendencia actual, ya sea por la mayor disponibilidad de tratamientos, o porque los nuevos tratamientos son cada vez mejor tolerados , va en la dirección de tratar siempre que sea posible y el paciente esté de acuerdo con ello.

    Las nuevas directrices terapéuticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 2013, recomiendan un inicio más temprano del tratamiento antirretrovírico (TAR). Pruebas recientes indican que un TAR más temprano ayudará a los infectados por el VIH a vivir más tiempo y con mejor salud, además de reducir sustancialmente el riesgo de transmisión del virus. Este cambio podría evitar 3 millones más de muertes y 3,5 millones más de nuevas infecciones por el VIH de aquí al 2025.

    En las nuevas recomendaciones se alienta a todos los países a que inicien el tratamiento de los adultos infectados por VIH cuando la cifra de linfocitos CD4 sea igual o inferior a 500/mm³, es decir, mientras el sistema inmunitario todavía es fuerte. La recomendación anterior de la OMS, establecida en 2010, era ofrecer tratamiento cuando dicha cifra fuera igual o inferior a 350/mm³.(

    Es importante que, previo al inicio del tratamiento y teniendo en cuenta que una vez que se comience será para mantenerlo durante toda la vida, se seleccionen de manera adecuada los distintos fármacos, teniendo en cuenta las características, deseos y necesidades del paciente, así como las posibles resistencias, y por último la tolerancia y adherencia que el paciente tenga en función de los componentes y las pautas del mismo, ya que no será lo mismo, fármacos que puedan producir somnolencia para pacientes que tengan trabajos nocturnos, o un fármaco que requiera de tres tomas diarias en lugar de una.

    Prevención y control:

    Según datos de la OMS, los principales métodos que han demostrado prevenir el contagio son los siguientes:

    1. Uso de preservativos: El uso correcto y sistemático de preservativos masculinos y femeninos durante la penetración vaginal o anal puede proteger contra la propagación de enfermedades de transmisión sexual, entre ellas la infección por el VIH. Los datos demuestran que los preservativos masculinos de látex tienen un efecto protector del 85% o más contra la transmisión del VIH y otras infecciones de transmisión sexual .
    2. Pruebas de detección y asesoramiento en relación con el VIH y las ETS (enfermedades de transmisión sexual): La realización de pruebas de detección del VIH y otras ETS está altamente recomendada para todas las personas expuestas a cualquiera de los factores de riesgo, de modo que puedan conocer su estado y, llegado el caso, acceder sin demora a los oportunos servicios de prevención y tratamiento. La OMS también recomienda ofrecer pruebas de detección para el/la compañero/a sexual o para parejas.
    3. Circuncisión masculina voluntaria practicada por personal médico: La circuncisión masculina, cuando corre a cargo de personal sanitario cualificado, reduce en aproximadamente un 60% el riesgo de que un hombre resulte infectado por el VIH al mantener relaciones sexuales heterosexuales. Se trata de una intervención fundamental en contextos de epidemia generalizada con alta prevalencia del VIH e índices bajos de circuncisión masculina.
    4. Prevención basada en el uso de tratamiento antirretroviral (TAR):

    4.1 Uso del TAR como método de prevención: Según ha confirmado un ensayo realizado en fecha reciente, cuando una persona VIH-positiva sigue un régimen terapéutico eficaz, el riesgo de que transmita el virus a una pareja sexual no infectada se puede reducir en un 96%. Por tanto, en caso de parejas serodiscordantes (uno de los componentes infectado y el otro no), la OMS recomienda tratamiento al sujeto VIH-positivo, siempre.
    4.2 Profilaxis preexposición para la pareja VIH-negativa: Los ensayos realizados entre parejas serodiscordantes han demostrado que el consumo de TAR por el sujeto VIH-negativo puede ser una medida eficaz para prevenir el contagio por el sujeto seropositivo. Es lo que se conoce como profilaxis preexposición. La OMS recomienda que los países apliquen proyectos piloto sobre la profilaxis preexposición para las parejas serodiscordantes y los hombres y mujeres transexuales que tengan relaciones sexuales con hombres antes de adoptar una decisión sobre la ampliación de esta intervención.
    4.3 Profilaxis postexposición al VIH: La profilaxis postexposición consiste en la toma de TAR, dentro de las 72 horas siguientes a la exposición al VIH para prevenir la infección. La administración de TAR deberá mantenerse durante 28 días junto con atención complementaria.

    5. Reducción de daños en los consumidores de drogas inyectables: Las personas que se inyectan drogas pueden protegerse de la infección por el VIH utilizando material estéril, en particular agujas y jeringuillas, para cada inyección. Los paquetes integrales de medidas de prevención y tratamiento de la infección por el VIH, incluyen los componentes siguientes:

    - Acceso a agujas y jeringuillas desinfectadas.
    - Tratamiento de sustitución de opiáceos para los consumidores de drogas (y otras intervenciones de tratamiento de la drogodependencia basadas en criterios científicos).
    - Asesoramiento y pruebas de detección del VIH.
    - Tratamiento contra el VIH y atención a los infectados.
    - Acceso a preservativos y tratamiento de las ETS, la tuberculosis y la hepatitis víral.

    6. Eliminación de la transmisión del VIH de la madre al niño La transmisión del VIH de una madre seropositiva a su hijo(a) durante el embarazo, el trabajo de parto, el alumbramiento o la lactancia se denomina transmisión vertical o maternoinfantil. En ausencia de cualquier tipo de intervención, las tasas de transmisión oscilan entre un 15% y un 45%. Es posible prevenir casi totalmente esta clase de transmisión administrando TAR tanto a la madre como al niño, y ello en todas las etapas en que pudiera producirse la infección. La OMS recomienda una serie de medidas de prevención de la transmisión vertical, que incluyen la administración, tanto a la madre como a su hijo, de TAR durante el embarazo, el parto y el puerperio o, en la mujer embarazada seropositiva, incluso de por vida, con independencia de su recuento de células CD4. Según datos de la OMS, el número de embarazadas que reciben TAR está aumentando en países de ingresos bajos, gracias en parte a la mejora del acceso al tratamiento, de manera que en 2011 el 56% de los aproximadamente 1,5 millones de embarazadas infectadas por el VIH recibieron TAR frente al 48% en 2010. Otras medidas a tomar para evitarla son las siguientes: -. Es imprescindible realizar una serología de VIH en toda mujer embarazada y si esta resulta negativa, deberá repetirse al tercer trimestre -. Se aconseja informar de la actitud a seguir en caso de embarazo a toda mujer con infección por VIH en edad de gestación. -. Durante el parto el TAR se administrará intravenoso (ZDV) especialmente en mujeres con CV mayor de 400-1.000 copias/mL, con independencia del TAR que hubiese realizado previamente -. La cesárea electiva está indicada, en la semana 38, en mujeres cuya carga viral previa al parto es mayor de 1.000 copias/mL. -. Respecto a la lactancia, en función del acceso que se tenga a leche artificial, en principio se recomienda abstenerse de la misma si se tiene la posibilidad de ofrecer otro tipo de alimento artificial el bebé, de lo contrario se dará lactancia hasta los 6 meses, momento en el cual podrá retirarse El tratamiento que ha de evitarse durante el embarazo es el efavirenz en el primer trimestre, Nevirapina si recuento CD4 mayor a 250, Didanosina y Estavudina. Tratamiento aconsejado: Zidovudina y lamivudina más Nevirapina o efavirenz.o Tedofovir o lopinavir /R y Lamivudina más Nevirapina o efavirenz.

    Recomendaciones de la OMS:

    Desde el comienzo de la epidemia, la OMS ha encabezado la respuesta mundial del sector sanitario frente al VIH. Como organismo copatrocinador del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), la OMS lleva la iniciativa en los ámbitos prioritarios del tratamiento y la atención de la infección por el VIH y la coinfección VIH/tuberculosis, y coordina, conjuntamente con UNICEF, las tareas de eliminación de la transmisión maternoinfantil del virus.

    En 2011, los Estados Miembros de la OMS aprobaron una nueva Estrategia mundial del sector de la salud contra el VIH/sida para 2011-2015, en la que se definen cuatro orientaciones estratégicas que van a guiar el trabajo de la OMS y los países en los próximos cinco años:

    - Optimizar los resultados de la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la atención de la infección por el VIH;
    - Propiciar la obtención de resultados sanitarios más amplios mediante la respuesta a la infección por el VIH;
    - Crear sistemas de salud sólidos y sostenibles;
    - Luchar contra las desigualdades y promover los derechos humanos.

    Leer más

    Entre las actividades básicas de la OMS con respecto al VIH también figuran las siguientes:
    - Sintetizar los datos probatorios disponibles sobre la eficacia, viabilidad y seguridad de las intervenciones y métodos relacionados con el VIH y ofrecer orientación para el programa de investigaciones sobre el VIH.
    - Articular opciones de política para los programas nacionales contra el VIH.
    - Mejorar la disponibilidad y calidad de los medicamentos e instrumentos de diagnóstico relacionados con el VIH.
    - Establecer normas y criterios para ampliar los servicios de prevención, diagnóstico, tratamiento, atención y apoyo en relación con el VIH.
    - Ofrecer apoyo técnico a los países para el aumento de las capacidades nacionales relacionadas con la planificación, la ejecución, el seguimiento y la evaluación de medidas de respuesta eficaces contra el VIH.
    - Seguir de cerca y fomentar el avance del sector de la salud hacia la universalización del acceso a los servicios relacionados con el VIH, incluidos el nivel de cobertura y el impacto de estos últimos.
    - Facilitar la cohesión y colaboración entre asociados para hacer realidad los Objetivos de Desarrollo del Milenio relacionados con el VIH y las metas establecidas en la Estrategia mundial del sector de la salud contra el VIH/sida para 2011-2015.

    Vacuna:

    Un ensayo clínico completado en Tailandia en 2009 ofreció la primera demostración en humanos de que una vacuna es capaz de prevenir la infección por VIH. Se comprobó que la administración de dos candidatas a vacuna, en lo que se denomina un régimen tipo inducción-refuerzo, tuvo una eficacia de aproximadamente el 31% en la prevención del VIH en la población estudiada (5). Este grado de protección fue demasiado modesto como para justificar la aprobación reguladora de dicho régimen, pero el hecho en sí de demostrar la prevención constituyó un gran descubrimiento.

    Leer más

    Actualmente, hay en marcha unos 36 ensayos clínicos de vacunas contra el VIH en los que se están probando diversas candidatas y conceptos de vacunas. En su mayor parte se trata de ensayos iniciales (fases I y II) para probar la seguridad de las vacunas experimentales y su capacidad para inducir respuestas inmunitarias. Sin embargo no se ha conseguido a día de hoy una vacuna que haya demostrado ser lo suficientemente eficaz.

    Enlaces y bibliografía relacionada:

  • OMS. Nota descriptiva N°360. Octubre de 2013. http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2013/new_hiv_recommendations_20130630/es/ Informe de ONUSIDA para el día mundial del SIDA de 2011 Documento de consenso de GeSIDA/Plan Nacional sobre el Sida respecto al tratamiento antirretroviral en adultos infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana. (Actualización enero 2014) http://www.cdc.gov/hiv/ Supachai Rerks-Ngarm, M.D., Punnee Pitisuttithum, M.D., D.T.M.H., Sorachai Nitayaphan, M.D., Ph.D., Jaranit Kaewkungwal, Ph.D. Vaccination with ALVAC and AIDSVAX to Prevent HIV-1 Infection in Thailand. N Engl J Med 2009; 361:2209-2220December 3, 2009DOI: 10.1056/NEJMoa0908492.


  • Más información







    Dolutegravir un tratamiento para el VIH pediátrico NO disponible en los países en desarrollo

    Casi dos millones de bebés y niños de todo el mundo viven con el VIH

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya recomendó este medicamento antirretroviral como la opción preferente para adultos y niños de entre 4 semanas y 10 años. El objetivo: reemplazar los tratamientos pediátricos que contienen medicamentos no óptimos y que acarrean más efectos secundarios.

     Dolutegravir un tratamiento para el VIH pediátrico NO disponible en los países en desarrollo

    Casi 18 meses después de que la Agencia Europea de Medicamentos aprobara el uso de las formulaciones pediátricas de dolutegravir -y a pesar de que el laboratorio farmacéutico que lo fabrica prometió el pasado noviembre agilizar su disponibilidad donde se necesitara más-, la corporación solo ha comenzado el proceso de registro en tres países de África Subsahariana: Kenya, Nigeria y Sudáfrica.

    Esto deja a la mayoría de niños en los países en desarrollo sin opción al mejor tratamiento disponible. Con motivo de la Conferencia Mundial Anual sobre el VIH/Sida, que se celebró en Ámsterdam, Médicos Sin Fronteras (MSF) instó a ViiV Healthcare, laboratorio fabricante del medicamento, a acelerar la disponibilidad en los países en desarrollo del dolutegravir. [Leer más]





    Haga una donación