Viajarseguro.org

Colon irritable y viajes

¿Qué es el Síndrome del Intestino Irritable (SII)? Es un cuadro crónico que se caracteriza por dolor abdominal, cambios en el ritmo intestinal y que en ocasiones puede asociar también sensación de hinchazón o distensión abdominal. Durante mucho tiempo se ha pensado que es un trastorno de la motilidad intestinal, pero lo cierto es que no se ha demostrado todavía la existencia de ninguna lesión estructural que cause los síntomas. Se trata pues de una patología “funcional”.


¿Por qué se produce?

Actualmente se propone un modelo bio-psico-social para explicar este conjunto de síntomas, que consiste en la conjunción de factores físicos (disfunción del intestino que se traduce en un trastorno de la motilidad), psicológicos (la interacción entre el intestino y el cerebro no se produce de forma ordenada) y sociales (porque se ha visto que en determinadas personas influyen en mayor medida ciertas situaciones estresantes del ámbito laboral, familiar y social).

Epidemiología

La prevalencia en los países occidentales oscila entre el 9 y el 21% (dependiendo de los criterios que se utilicen en los diferentes estudios para definir el Síndrome del Intestino Irritable). En la población española, la prevalencia va del 3 al 10%.

Síntomas (clínica)


  • Dolor abdominal: las personas que lo padecen presentan más sensibilidad a los estímulos intestinales, por lo que perciben como molestos o dolorosos, estímulos que en condiciones normales no notarían.
  • Ritmo intestinal alterado: varía mucho de una persona a otra. Puede ser un tránsito lento (estreñimiento) o rápido (diarrea) e incluso variar de uno a otro. Las heces también varían en consistencia: pueden ser acuosas y blandas o duras e incluso caprinas (pequeñas y duras).
  • Otros: hinchazón y/o distensión abdominal visible, sensación de defecación incompleta o heces acompañadas de mucosidad.

  • Tratamiento

    El tratamiento debe ser el adecuado para cada momento e ir dirigido a disminuir la afectación de la calidad de vida de los pacientes. Por ello es fundamental comprender que el SII se comporta como una enfermedad crónica: alterna exacerbaciones de intensidad variable con periodos de remisión (sin síntomas).

  • Cambios en el estilo de vida: dieta equilibrada (no se recomienda ninguna restricción específica, salvo aquellos alimentos o bebidas que a cada paciente en concreto le provoque empeoramiento de los síntomas). Ejercicio físico moderado (evitar el sedentarismo, procurar un hábito defecatorio lo más regular posible, combatir el estrés diario). Terapias de apoyo, métodos de relajación y otras formas de reducir el estrés.
  • Tratamiento no farmacológico: además de la psicoterapia y el manejo del estrés, no se ha comprobado que la acupuntura y otras terapias alternativas como la hierba de San Juan mejoren los síntomas, más bien lo contrario.
  • Fármacos: siempre bajo prescripción médica individualizada. Pueden ser útiles los espasmolíticos y procinéticos, que mejoran el dolor y pueden regular el ritmo intestinal (bromuro de otilonio, meverina, trimebutina, domperidona, metoclopramida, cinitaprida…), laxantes formadores de bolo y fibra (para corregir el estreñimiento) y antidiarreicos (como loperamida y resincolestiramina a dosis bajas).
  • Actualmente se sabe que la flora intestinal es la responsable principal del buen funcionamiento de la movilidad y la sensibilidad del intestino. Aquellos antibióticos y probióticos utilizados para favorecer su crecimiento y mantenimiento fisiológicos, están emergiendo como alternativa terapéutica.

  • Prevención. Qué hacer antes y durante un viaje.

    Es fundamental conocer el funcionamiento normal del intestino, y saber que un horario regular de comidas ayuda a mantenerlo. También conviene recordar que se debe evitar el exceso de grasas, el consumo abundante de alcohol y los estimulantes como chocolate, café y otras xantinas (té…).

    Según el ritmo intestinal de cada persona, se recomienda en los viajes, si empeora la diarrea tomar algún probiótico tipo Saccharomyces boulardii, y en casos de estreñimiento utilizar laxantes formadores de bolo (parafina líquida / picosulfato de sodio...) y fibra (plantago ovata, salvado de trigo y otros).

    Pero sobre todo, no olvides que la mejor terapia es la desconexión de la rutina diaria y que ¡viajar es uno de los mejores síntomas de estar vivo!

    Para saber más: Bibliografía y materiales de interés


  • Sociedad Española de Patología Digestiva. El paciente con síntomas digestivos. Dolor abdominal crónico: SII (Dr. Enrique Rey Díaz-Rubio)
  • Asociación Española de Gastroenterología. (Para pacientes): Síndrome del Intestino Irritable


  • Información complementaria:






    Revisado por la Dra. María Cánovas y el Dr. Daniel Bonillo (Julio 2016)






    Consejos para viajar con colon irritable:

    Viajar con colon irritable puede convertirse en una pesadilla para muchas personas que presentan los síntomas del síndrome del intestino irritable.


    En ocasiones, los propios mecanismos de nuestro cuerpo son incapaces de regular el sueño, el apetito o nuestro ritmo intestinal. Es por ello que queremos ofreceros algunos consejos útiles para reducir los síntomas asociados



    Haga una donación