Viajarseguro.org

Anthrax ó carbunco




Se presenta en todo el mundo en forma de epidemias, aunque las zonas principales son África, Asia central, América del sur, la antigua URSS y el lejano Oriente.

Transmisión:

Transmitido a los humanos mediante las esporas bacterianas de ovejas, cabras, vacas, caballos o cerdos infectados, afecta casi exclusivamente a las personas en estrecho contacto con los animales o productos animales.

Los viajeros pueden contraerla por el contacto con la lana, cuero, huesos y otros derivados en zonas donde se ha producido un brote reciente, aunque generalmente se corre muy poco riesgo de contagio.

Síntomas:

De los tres tipos de carbunco el más común es el cutáneo, que aparece después de haber tocado animales contagiados o cuero. El carbunco pulmonar o intestinal, provocan una alta tasa de mortalidad, pero son mucho menos frecuentes.

Los primeros síntomas del carbunco cutáneo aparecen en los primeros 5 días de la exposición con una ulceración cutánea en el punto de contacto. Las úlceras presentan un color rojo oscuro en el centro y no suelen ser dolorosas a pesar de que van acompañadas de picor. Hay inflamación de los ganglios linfáticos, que se muestran sensibles al tacto, apareciendo en algunas ocasiones linfangitis.

Otros síntomas destacados son: fiebre, dolor de cabeza, nauseas y pérdida de apetito.

En el caso del carbunco pulmonar, que se desarrolla tras la inhalación de esporas bacterianas, la sintomatología más habitual es tos seca, fiebre alta y dolor de pecho.

El carbunco intestinal tiene su origen tras la ingestión de carne de animales infectados y su sintomatología incluye diarrea, vómitos y fiebre.

Diagnóstico y tratamiento:

En el caso de presentar síntomas cutáneos se debe realizar un cultivo con una torunda tomada de la lesión. En el pulmonar el análisis de esputo puede revelar la presencia de la bacteria.

Existe una vacuna para prevenir la enfermedad; si bien resulta difícil de conseguir y sólo es recomendada a las personas expuestas a un alto riesgo de infección.

En el caso de no tratarse adecuadamente la infección puede evolucionar a una septicemia.

La infección cutánea puede curarse con penicilina oral (500 mg / 6 horas) o de eritromicina a la misma dosis durante 2 semanas. En el caso de infecciones graves es necesaria la hospitalización y el tratamiento antibiótico por vía intravenosa o intramuscular.

   Brochas "Vintage" contaminadas por ántrax

En 1915, durante la Primera Guerra Mundial, un número inusualmente elevado de soldados recién reclutados del ejército británico y americano desarrollaron lesiones típicas del ántrax en la cabeza y el cuello. Al principio, el brote, se atribuyó a "tácticas diabólicas del enemigo", sin embargo la guerra biológica no fue la culpable de dichas lesiones. Y sí lo fueron las brochas de afeitar que se les proporcionó a los soldados al alistarse, (tener la cara bien afeitada hacía que el ajuste de la máscara antigas fuese más eficaz)


Antes de la guerra, las brochas de afeitar se fabricaban generalmente con pelo de tejón, que eran las preferidas para hacer espuma. Sin embargo, al iniciarse la guerra, se interrumpió el suministro de cerdas de tejón procedentes de Rusia; iniciando el uso de crin de caballo procedente de Rusia, China y Japón, descuidando un paso fundamental: la desinfección. En lugar de enviar el pelo a Francia o Alemania para ser correctamente desinfectadas, se enviaron directamente a los fabricantes de cepillos en los Estados Unidos.

Entre 1915 y 1924, 149 soldados estadounidenses, 28 soldados británicos y 67 civiles en ambos países contrajeron la enfermedad. El número probablemente hubiese sido mucho mayor si la ciudad de Nueva York no hubiese obligado a los fabricantes a esterilizar las brochas a partir de 1920.

Por tanto si decides utilizar una brocha de afeitar "Vintage" deberías averiguar el origen de la misma y asegurar una correcta desinfección. Todas las brochas que se hicieron después de 1930 son seguras, así como los cepillos que se fabrican en la actualidad, que son adecuadamente desinfectados.









Un brote de Anthrax en Siberia
(Agosto 2016)

Las altas temperaturas a consecuencia del cambio climático parecen estar detrás del brote de Ánthrax ocurrido en Siberia, al norte de Rusia (al menos 13 casos y 1 fallecido) El cuerpo de un reno descongelado por el deshielo que falleció por la enfermedad hace más de 70 años puede haber sido la causa del brote. Dado que las esporas pueden sobrevivir en animales y humanos congelados durante cientos de años, esperando su liberación.


Las autoridades sanitarias han iniciado una cuarentena en la zona de Yamal después de que más de 2.300 renos murieran. Además se ha emprendido una campaña de vacunación masiva a estos animales.

El aumento de temperaturas, que derrite el permafrost, provocando curiosos y alarmantes sucesos en Siberia. Por un lado, la desaparición de la capa de suelo permanentemente helada en algunas zonas ha hecho que el suelo colapse y se generen inmensos agujeros, como el situado en la ciudad de de Batagai.



Haga una donación