Viajarseguro.org

Riesgos climáticos y desastres naturales




Presentamos en esta sección los riegos naturales de origen geológico externo más comunes; con efectos que suelen ser catastróficos y con un riesgo inducido añadido, es decir, que se ven potenciados por la actividad humana. (Ciclones tropicales, inundaciones por lluvias monzónicas, tormentas tropicales o ciclónicas, sequías, olas de frío y heladas, olas de calor, temporales de viento, tornados, incendios devastadores)

Categorías



Tecnologías de vigilancia y alerta

Tecnología de previsión y modelamiento: Varios países cuentan con sistemas de alerta temprana basados en previsiones climáticas estacionales o interanuales. Estos sistemas se basan en el uso de datos de monitoreo que incluyen valores de temperatura y precipitaciones, y de modelos climáticos dotados con tecnología moderna. Los climatólogos analizan las observaciones y las predicciones basadas en los modelos para predecir las anomalías climáticas de una o dos temporadas venideras.

Teledetección y sistemas de información geográfica (SIG): Estas aplicaciones han hecho progresos significativos en cuanto a sistemas de alerta temprana de hambruna. El Centro Regional de Cartografía de Recursos para el Desarrollo (RCMRD por sus siglas en inglés) ha venido usando sistemas regionales de alerta temprana basados en la teledetección para complementar iniciativas nacionales de seguridad alimentaria en los países del este de África. El RCMRD predice las cosechas a mitad de la temporada de cultivo lo que permite dar alertas tempranas sobre seguridad alimentaria antes que finalice la temporada. Además, en la actualidad el monitoreo de las inundaciones es informado regularmente mediante la teledetección que ofrece información de los tipos de suelo, recursos hídricos, asentamientos, áreas cultivadas y bosques.

Tecnología de comunicación satelital : Las mejoras en las comunicaciones por satélite han ayudado a disminuir el tiempo transcurrido entre la recolección de datos y la alerta. Por ejemplo, el Sistema de Alertas de Tsunami del Pacífico trabaja mediante un registrador que transmite a una boya en la superficie los datos sobre anomalías en el fondo marino. Estos datos son transmitidos vía satélite a las estaciones en tierra cada 15 segundos.

Tecnologías de telefonía móvil: Con la expansión mundial de los teléfonos móviles y las redes, esta tecnología es cada vez más utilizada para comunicar las alertas y coordinar las actividades de preparación, especialmente las alertas SMS para la difusión de mensajes masivos. Por ejemplo, después de la detección de ondas p, que preceden a un movimiento telúrico, las agencias japonesas envían alertas SMS a todos los teléfonos celulares que tienen registrados en el país. No obstante, pueden surgir algunos obstáculos con esta tecnología: por ejemplo, durante un peligro se pueden dañar los postes telefónicos o sobrecargarse las redes.

TIC para múltiples fuentes: El uso de datos para 'multitud de fuentes' está ganando adherentes con la creciente conectividad a internet y el uso de tecnologías de comunicación e información (TIC) como los teléfonos móviles. Las fuentes múltiples se usaron ampliamente en respuesta al terremoto de Haití en 2010, permitiendo que la población local, expertos en cartografía y otras partes involucradas comunicaran lo que veían y escuchaban en el terreno, y para producir información que podía ser usada por los trabajadores humanitarios. Fue particularmente útil para ubicar sobrevivientes que necesitaban ayuda, sin embargo, se reconoce cada vez más que las fuentes múltiples también podrían ayudar en actividades previas al desastre, especialmente en la identificación de riesgos y alertas tempranas.

Cartógrafos de crisis: A través de iniciativas como Ushahidi y Google Crisis Response, los cartógrafos de crisis usan multitud de fuentes así como imágenes de satélite, mapas participativos y modelos estadísticos para entregar una alerta temprana más informada y eficaz. Pueden proporcionar información en tiempo real sobre una crisis inminente en tiempos de incertidumbre y confusión. La enorme cantidad de información que estos sistemas son capaces de generar se puede analizar a través de redes de partes interesadas (como los cartógrafos de crisis).




A lo largo de la historia, los desastres han destruido vidas y medios de subsistencia, matando personas y dañando casas y negocios. Se estima que en los últimos 35 años los desastres han cobrado 2.5 millones de vidas y costado más de 1,5 billones de dólares, principalmente en los países en desarrollo.

Haga una donación