Viajarseguro.org

Esquiar seguro

Han caído ya las primeras nevadas y empezamos a sentir el impulso de salir corriendo por la puerta para empezar a disfrutar de las bajadas por la nieve de la temporada. Pero antes de empezar a divertirnos, tanto si es nuestra primera vez cómo si esquiamos desde hace tiempo, hay unas recomendaciones que deberíamos seguir para que sea una experiencia segura y sin lesiones, tanto esquiamos como si utilizamos tabla de snow.

Prevención de lesiones

Por una parte es importante la prevención de lesiones, por lo que nuestra temporada de esquí debería empezar unas semanas antes de que empiece a nevar, con un acondicionamiento físico previo. Debemos ponernos en forma para mejorar nuestra respuesta cardiorespiratoria con ejercicios aeróbicos (correr, nadar, bicicleta) y además debemos potenciar la musculatura de nuestros miembros inferiores (fortaleciendo cuádriceps, isquiotibiales y gemelos).

Para evitar lesiones que puedan fastidiarnos el día de esquí, una vez estemos a pie de pista, y vayamos a iniciar nuestra primera bajada del día, se debe realizar un calentamiento previo de unos 15 minutos, que incluya ejercicios de flexibilidad de las articulaciones más importantes. Una vez estemos ya preparados para empezar la jornada, hay que tener en cuenta que la actividad se debe iniciar progresivamente de menos a más, aunque la emoción de estar de nuevo en la nieve nos impulse a lanzarnos a las pistas.

Equipo adecuado

En la práctica del esquí también es importante tener un equipo adecuado y en buenas condiciones. Habrá que llevar una buena ropa de abrigo y el material en buenas condiciones, con un adecuado ajuste de las fijaciones de los esquíes. Es necesario utilizar gafas y crema de protección solar (FPS 50) que debe aplicarse 30 minutos antes de la exposición solar. Es recomendable también la utilización de casco.


Seguridad en la pista

Siempre antes de empezar la jornada del esquí es muy útil consultar las condiciones climatológicas de la estación, para valorar con que nos vamos a encontrar cuando empiece la jornada.

Es importante aprender la técnica de esquí, ya que los principiantes son los que se lesionan con más frecuencia. Por lo que es recomendable, si nunca se ha esquiado o hace tiempo que no se cogen unos esquís, que se den una clases de iniciación o de refresco.

Se debe esquiar siempre por las pistas marcadas, respetando las señales de las mismas. Es importante conocer y respetar las reglas para cruzar, pasar y detenerse, ya que la mayor parte de los accidentes se producen por atropellos o choques muy comunes en las intersecciones.

No se debe esquiar por pistas que superen nuestras habilidades personales, y se debe descansar cuando uno note fatiga, ya que en esos momentos aumenta el número de lesiones.

Las pistas de esquí se comparten con otros esquiadores, con lo cual se debe intentar no molestar y estar atento en todo momento a lo que ocurre alrededor. Se debe esquiar siempre de forma controlada, adecuando la velocidad a la habilidad personal, a las condiciones del terreno y de la nieve y a la densidad de tráfico. En caso de accidente todo esquiador debería prestar socorro, informando al servicio de salvamento y señalizando el lugar del accidente para alertar a otros esquiadores.

Ahora, ya estáis preparados para poneros los esquís (o el snowboard) y lanzaros por las pistas para disfrutar de forma segura de una nueva temporada de esquí.



Haga una donación