Viajarseguro.org

Mitos y leyendas relacionadas con medidas para prevenir las picaduras de los mosquitos:

Por la Dra. Marta Díaz Menéndez . Hospital La Paz-Carlos III

Vitamina B, ajo y dispositivos electrónicos:


Es habitual que el viajero busque información adicional a la facilitada por el médico sobre las medidas que puede realizar para evitar la picadura de mosquitos, consultando fuentes no científicas ni contrastadas que le llevan a adoptar medidas de escasa o nula eficacia. El problema radica cuando el viajero decide aplicarlas sin acompañarlas de otras realmente eficaces, dando una falsa sensación de seguridad que puede llevar incluso a no realizar una quimioprofilaxis antipalúdica que pudiera estar indicada para el destino al que viaja.

A continuación se va a comentar tres de las medidas preventivas frente picaduras más utilizadas, analizando cuál es el supuesto mecanismo de acción y cuál es la evidencia científica que davala su ineficacia.

La vitamina B1

La vitamina B1 (tiamina) es una vitamina hidrosoluble que se elimina con el sudor y la orina. La base que fundamenta el uso de tiamina como repelente de mosquitos es que esta vitamina puede alterar las características organolépticas y conferir un olor desagradable al sudor, repeliendo a los mosquitos hembra. Para lograr que altere las propiedades del sudor, hay que comenzar a tomar 100 mg/día 2 semanas antes de la exposición al mosquito, ya que es el tiempo que tarda en saturarse las glándulas sudoríparas y los tejidos. Los tejidos acumularán tiamina 2-3 veces más de lo normal cuando la distribución de tiamina excede los requerimientos nutricionales del organismo. Lo que no se almacena, se elimina por orina y sudor (1,2).

Un estudio no randomizado realizado por Khan et al. en 18 sujetos americanos a los que se les expuso durante 10 minutos a 100 mosquitos anopheles no encontró diferencias en cuanto al número de picaduras entre los sujetos que habían ingerido durante los 3 días previos 200 mg de B1 y aquellos que habían tomado placebo (picaduras con B1 50%, con placebo 38%, P no significativa) (3).

Tampoco encontró diferencia Paskewitz et al. cuando expuso las manos de 23 norteamericanos a 30 anopheles durante 2 minutos Los sujetos pretratados con B1 100 mg 3 veces al día no presentaron diferencias estadísticamente significativas frente a control con placebo (p>0.9) (4).


Esta ausencia de eficacia está demostrada también en estudios con un número de voluntarios más elevado, con distintas clases de mosquitos y con distintos regímenes de ingesta de vitamina B1, demostrando que aunque existe una variación individual importante en cuanto a atracción frente a los mosquitos, no se encuentra efecto en la suplementación con dicha vitamina (4).

Ante la avalancha en el mercado de empresas que comercializan vitamina B1 como profilaxis frente a picaduras, la FDA en abril de 2015 emite un comunicado en el que se avisa de manera específica acerca de la falta de evidencia de la eficacia en su uso para este objetivo.

Por todo ello, las prestigiosa guías de evidencia del BMJ no recomienda el uso de vitamina B1 para prevenir la picadura de mosquitos por falta de eficacia (5).



El ajo

El ajo (Allium sativum), contiene alina, principio que cuando es liberada interactúa con la enzima alinasa generando la alicina, sustancia que contiene el olor característico y penetrante del ajo y que al eliminarse por el sudor podría repeler a los mosquitos.

Se han realizado varios estudios intentando demostrar la eficacia de esta medida, pero han sido todos ampliamente criticados por su falta de rigor científico y la presencia de numeroso factores de confusión que impedían obtener resultados significativos fiables.

Sin embargo, el estudio randomizado doble ciego controlado con placebo llevado a cabo con 51 sujetos por Rajan et al., demostró la ausencia de eficacia de esta medida (6).

Las guías de evidencia del BMJ de nuevo desaconsejan la ingesta de ajo como método para prevenir la picadura de mosquitos por falta de eficacia (5).




Por todo lo anteriormente señalado, debemos ofrecer a nuestros viajeros información veraz sobre la falta de eficacia de estos métodos, haciendo hincapié en la necesidad de adoptar medidas que sí han demostrado su eficacia en cuanto a la prevención de picaduras de mosquito, tales como el uso de repelentes que contengan DEET en concentraciones superiores al 40%, IR 3535 o icaridina/picaridina, prendas que cubran la mayor arte del cuerpo, uso de aire acondicionado o utilización de mosquiteras.


Enlaces y bibliografía recomendada:


1.- Bernier, U. R., M. M. Booth, and R. A. Yost.Analysis of human skin emanations by gas chromatography mass spectrometry. 1. Thermal desorption of attractants for the yellow fever mosquito (Aedes aegypti) from handled glass beads. 1999. Anal Chem 71:1–7.
2.- Bernier, U. R., D. L. Kline, D. R. Barnard, C. E. Schreck, and R. A. Yost.Chemical analysis of human skin emanations: comparison of volatiles from humans that differ in attraction of Aedes aegypti. 2002. J Am Mosq Control Assoc 18:186–195.
3.- Khan AA, Maibach HI, Strauss WG, Fenley WR. Vitamin B1 is not a systemic mosquito repellent in man. Trans St Johns Hosp Dermatol Soc 1969;55:99-102.
4.-Ives AR, Paskewitz SM. Testing vitamin B as a home remedy against mosquitoes. J Am Mosq Control Assoc. 2005 Jun;21(2):213-7.
5.- Croft AM Malaria: prevention in travellers (non-drug interventions). BMJ Clin Evid. 2014 Nov 17;2014. pii: 0903.
6.- Rajan TV, Hein M, Porte P, Wikel S. A double-blinded, placebo-controlled trial of garlic as a mosquito repellant: a preliminary study. Med Vet Entomol. 2005 Mar;19(1):84-9.
7.- Coro F, Suárez S. Electronic repellents against mosquitoes: the propaganda and the reality]. Rev Cubana Med Trop. 1998;50(2):89-92. Review.
8.- Enayati AA, Hemingway J, Garner P. Electronic mosquito repellents for preventing mosquito bites and malaria infection. Cochrane Database Syst Rev. 2007 Apr 18;(2):CD005434.
9.- Andrade CF, Cabrini I. Electronic mosquito repellers induce increased biting rates in Aedes aegypti mosquitoes (Diptera: Culicidae). J Vector Ecol. 2010 Jun;35(1):75-8.

Más información

:






Dispositivos electrónicos

Según la teoría de las casas comerciales que fabrican este tipo de dispositivos (pulseras, tobilleras, llaveros, aplicaciones de móvil, etc.), los ultrasonidos que emiten dichos aparatos pueden simular el batir de las alas de los mosquito macho, espantando a los mosquitos hembra. Otro mecanismo de acción en los que supuestamente se basa su beneficio es que emiten ultrasonidos a una frecuencia similar a la de las libélulas, que son un enemigo natural de los mosquitos (7).

En la revisión sistemática publicada por Enayati et al., se analizan 10 estudios realizados en EEUU, Rusia y África con distintas especies de mosquitos. Se comparan diferentes repelentes electrónicos frente a dispositivos- control y registran el número de mosquitos que se posan en la piel con o sin el dispositivo electrónico. El análisis concluye que las tasas de pose del mosquitos con y sin repelentes electrónicos fueron similares y por ello no son eficaces (8).


Se ha publicado incluso un artículo en el que se demuestra que a determinadas frecuencias (entre 9.6 y 18.2 kHerzios) aumenta la tasa de picaduras de mosquito aumentan entre un 20-50% (9).



Haga una donación