Fundación Io

Gripe Porcina

Tratamiento

Tratamiento farmacológico

Los fármacos antivirales para la gripe común están disponibles en algunos países y previenen y tratan la enfermedad de manera eficaz.

Hay dos familias de estos antivirales: los adamantanes (amantadina y rimantadina) y los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir y zanamivir).

La mayoría de los casos previos de gripe porcina se recuperaron totalmente de la enfermedad sin necesitar atención médica ni fármacos antivirales. Partícula Virus Influenza

Algunos virus influenza desarrollan resistencias a los antivirales, limitando la eficacia de la profilaxis y tratamiento.

Los virus obtenidos de los recientes casos humanos en EEUU respondieron a oseltamivir y zanamivir, pero eran resistentes a amantadina y rimantadina.

La información es insuficiente para hacer recomendaciones sobre el empleo de antivirales en la prevención y tratamiento de la infección por gripe porcina. Los médicos tienen que tomar decisiones basándose en las evaluaciones clínicas y epidemiológicas y en el balance daños/beneficios del tratamiento al paciente.

Para el actual brote en EEUU y México, las autoridades nacionales y locales recomiendan usar oseltamivir o zanamivir para el tratamiento y prevención de la enfermedad basándose en el perfil de susceptibilidad del virus.

En cualquier caso la principal recomendación es que ante un cuadro de fiebre alta de manera repentina, tos, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones, se deberá de acudir de inmediato a su médico o a su unidad de salud.

Las principales recomendaciones para evitar en lo posible el riesgo de infección gripal se basan en las siguientes:

  • Mantenerse alejados de las personas que tengan infección respiratoria.
  • No saludar con besos ni dando la mano.
  • No compartir alimentos, vasos o cubiertos.
  • Ventilar y permitir la entrada del sol en la casa, las oficinas y en todos los lugares cerrados.
  • Mantener limpias las cubiertas de cocina y baño, utensilios, así como juguetes, teléfonos u objetos de uso común.
  • Abrigarse y evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Comer frutas y verduras ricas en vitaminas A y C (zanahoria, papaya, guayaba, naranja, mandarina, lima, limón y piña).
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Evitar exposición a contaminantes ambientales.
  • No fumar en lugares cerrados ni cerca de niños, ancianos o enfermos.

Más información

  • Enlaces y documentos de interés

  • Entrevista: Dr. Fernando Fariñas

  • Suscríbase al Newsletter

    Introduzca su email para recibir nuestro boletín y mantenerse informado de próximos eventos y actividades.


    Polí­tica de privacidad