Fundación Io

Gripe Porcina

Introducción

El actual brote de gripe A que está afectando a países de todo el planeta, nos ha hecho tomar de nuevo conciencia de la “amenaza global” que suponen muchos patógenos. Este brote de gripe porcina en humanos ha causado al parecer hasta ahora más de 19273 casos y 117 muertes. La ONU ha declarado el nivel de riesgo de 6 sobre 6. Virus Influenza

Se ha recomendado a la población extremar precauciones de higiene: no saludar de beso ni de mano; evitar lugares concurridos (metro, auditorios, escuelas, iglesias, etc.), usar tapabocas o mascarillas, y lavarse las manos constantemente con detergente o desinfectante como hipoclorito de sodio o alcohol. En caso de presenciar síntomas de gripe o temperatura elevada, acudir a un hospital lo antes posible. En oficinas, locutorios y cibercafés se recomienda limpiar teclados y ratones con alcohol para desinfectar y evitar una posible propagación.

Gripe porcina

La gripe o influenza porcina es una enfermedad infecciosa causada por un virus perteneciente a la familia Orthomyxoviridae y que afecta fundamentalmente a poblaciones porcinas. Estas cepas virales son conocidas como Virus de la Influenza Porcina o SIV por las siglas en inglés de Swine Influenza Viruses. Partícula Virus Influenza

Actualmente en las explotaciones de cerdo mundiales “circulan” 3 subtipos de virus de influenza A porcina (H1N1, H3N2, y H1N2). En los Estados Unidos, el subtipo clásico H1N1 era casi exclusivamente prevalente entre las poblaciones porcinas antes de 1998; sin embargo, desde agosto de ese mismo año se aisló también el subtipo H3N2. Se ha encontrado que la mayor parte de los virus H3N2 tienen material recombinado, con linajes de genes de virus que atacan humanos, cerdos y aves.

En cualquier caso la principal recomendación es que ante un cuadro de fiebre alta de manera repentina, tos, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones, se deberá de acudir de inmediato a su médico o a su unidad de salud.

Las principales recomendaciones para evitar en lo posible el riesgo de infección gripal se basan en las siguientes:

  • Mantenerse alejados de las personas que tengan infección respiratoria.
  • No saludar con besos ni dando la mano.
  • No compartir alimentos, vasos o cubiertos.
  • Ventilar y permitir la entrada del sol en la casa, las oficinas y en todos los lugares cerrados.
  • Mantener limpias las cubiertas de cocina y baño, utensilios, así como juguetes, teléfonos u objetos de uso común.
  • Abrigarse y evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Comer frutas y verduras ricas en vitaminas A y C (zanahoria, papaya, guayaba, naranja, mandarina, lima, limón y piña).
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Evitar exposición a contaminantes ambientales.
  • No fumar en lugares cerrados ni cerca de niños, ancianos o enfermos.

Más información

  • Enlaces y documentos de interés

  • Entrevista: Dr. Fernando Fariñas

  • Suscríbase al Newsletter

    Introduzca su email para recibir nuestro boletín y mantenerse informado de próximos eventos y actividades.


    Polí­tica de privacidad