Fundación io

Pintura e infección

Retrato de Frédéric Chopin

de Eugène Delacroix

Por el Dr. Alberto Ortiz

El movimiento artístico romántico se resume perfectamente en este retrato. Por un lado, su autor, Eugène Delacroix, máximo representante del romanticismo burgués de la pintura francesa de la primera mitad del siglo XIX, y en cuya pintura se advierte el dinamismo de las figuras y la variedad de colores. Y por otro lado, el retratado, Fréderic Chopin, pianista y compositor de origen polaco máximo exponente del individualismo romántico. De padre francés, ya desde muy joven, Chopin mostró unas cualidades y un talento innato para la música, que iría perfeccionando con el tiempo. A causa de la invasión zarista, abandonó su Polonia natal en 1830 para recalar en París, donde entró en contacto con los círculos culturales de la alta sociedad parisina. De estos ambientes ilustrados, nació su amistad con diversos escritores y pintores, Delacroix entre otros, y una relación afectiva muy intensa que vivió con la escritora George Sand.

 Retrato de Frédéric Chopin

De la imagen se desprende un rostro enfermizo y melancólico, resaltado por la mirada doliente y pesarosa. El motivo de esta condición dolorida habría que buscarla en la tuberculosis, enfermedad que le acompañó gran parte de su existencia. En su fisonomía se advierten los signos clínicos típicos de esta patología: caquexia, decaimiento, laxitud. La infección, causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, se manifiesta con un cuadro pulmonar en el que hay tos, fiebre, dolor torácico, hemoptisis y sensación de ahogamiento. A nivel externo, se manifiesta en un permanente estado de debilidad y astenia. El estado de caquexia, que muestra el retratado con este rostro enjuto y mortecino, se debe básicamente a la liberación del factor de necrosis tumoral, principal agente causante de ese aspecto demacrado en su semblante.

Pintor: Eugène Delacroix.
1798-1863. Escuela francesa.

Título: “ Retrato de Frédéric Chopin”. 1838. Museo del Louvre, París.

Características: Dimensiones: 45,7 X 37,5 cm. Óleo sobre lienzo



La tuberculosis determinó, en buena medida, el carácter sensible y ensimismado que siempre definió al virtuoso pianista. En la música expresa su personalidad nostálgica y emotiva, con gran fuerza dramática y sentimiento. La frágil constitución y su delicada salud, fueron consecuencia de una enfermedad que condicionó su vida, y que desencadenó su prematura muerte, cuando el compositor sólo contaba con 39 años.

Suscríbase al Newsletter

Introduzca su email para recibir nuestro boletín y mantenerse informado de próximos eventos y actividades.


Polí­tica de privacidad