Fundación Io

Pintura e infección

San Pedro cura a los enfermos con su sombra

de Masaccio.

Por el Dr. Alberto Ortiz

Si la Capilla Sixtina fue la culminación del Renacimiento italiano, el origen probablemente habría que buscarlo en la Capilla Brancacci. En la Florencia del Quattrocento toda familia que se preciara de poseer un estatus elevado debía poseer una impresionante obra de arte abierta al público. De este modo los diferentes clanes competían en mecenazgo con la aportación de grandes sumas de dinero que se traducían en la construcción de edificios públicos y en el embellecimiento de los mismos.

 San Pedro cura a los enfermos con su sombra

Los Brancacci eran una familia de comerciantes de seda que a comienzos del siglo XV se encontraban en pleno apogeo económico y político. Años antes Pietro Brancacci, había sido nombrado Cónsul del Mar, embajador en el Cairo, y había destacado en la guerra contra Milán, hechos que habían otorgado a la familia un prestigio y una posición social envidiable. Poco tiempo después, su sobrino, Felice Brancacci, llevaría a cabo el propósito de la decoración de una capilla que estaría bajo el patronazgo de la familia. El tema elegido serían diferentes episodios de la vida de San Pedro, posiblemente con el objetivo de realzar el importante papel que desempeñaban tanto Papa como la Iglesia en la sociedad de la época.

En un principio la decoración de la capilla fue para el pintor Tommaso di Cristoforo Fini, más conocido como Masolino pero, requerido para trabajar en Hungría, abandonó el proyecto en favor de su amigo Masaccio, que se ocuparía de concluir los frescos de la capilla. Su verdadero nombre era Tommaso di ser Giovanni de Mone Cassai, y el apodo de Masaccio se debe a su aspecto desaseado y tosco, ya que este término vendría a significar algo así como rudeza. Masaccio es considerado uno de los máximos representantes del primer Renacimiento florentino. Fue el primero en introducir la perspectiva en sus composiciones, la proporción de los volúmenes y sus figuras, aunque austeras y recias en cuanto expresividad, están dotadas de un enfoque psicológico no conocido anteriormente. El idealismo gótico queda atrás para dar paso al humanismo renacentista.

De los diferentes episodios representados en la capilla, uno de los más destacados es el que se refiere al hecho milagroso recogido en el libro de los Hechos de los Apóstoles según el cual San Pedro curaba a los lisiados y tullidos con su sombra: “Se agregaban al Señor cada día más creyentes, muchedumbres de hombres y mujeres, hasta el punto de sacar a las calles los enfermos y ponerlos en lechos y camillas, para que, llegando Pedro, siquiera su sombra los cubriese; y la muchedumbre concurría de las ciudades vecinas a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados por los espíritus impuros, y todos eran curados (Hechos, 5; 14-16)”. Aunque el relato es de origen bíblico la escena se sitúa en la Florencia de comienzos del siglo XV, por lo que se puede deducir de los edificios y la vestimenta de los personajes que rodean a los apóstoles Pedro y Juan, siendo este último un retrato del hermano del pintor.

 Figura 1

Pintor: Masaccio.
1401-1428. Escuela italiana.

Título: “San Pedro cura a los enfermos con su sombra ”.
1425. Iglesia de Santa Maria del Carmine, Florencia.

Características: Fresco. Dimensiones 230 x 162 cm.

En la parte inferior del fresco, junto a San Pedro, destaca la figura del lisiado que tiene la mirada fija en el santo esperando la deseada curación. La extrema delgadez de sus piernas hacen pensar que la enfermedad que sufre el paralítico se deba a una poliomielitis (Figura 1). Perteneciente a la familia de los enterovirus, el poliovirus se caracteriza por transmitirse a través del agua y causar una primoinfección a nivel intestinal. Aunque en la mayoría de los casos la infección cursa de modo asintomático, en un pequeño porcentaje de los afectados sí se pueden producir secuelas que pueden ser especialmente graves. De éstas una de las más importantes es la parálisis flácida de las extremidades. El virus alcanza la médula espinal provocando la destrucción de la sustancia gris de los núcleos motores de la médula y del encéfalo. La consecuencia es la parálisis flácida que afecta en su mayor parte a los músculos de las extremidades, principalmente las inferiores. Se produce una atrofia muscular, y si la parálisis no revierte antes de seis meses persiste con carácter indefinido.

Antiguamente la alternativa de vida que se les presentaba a los poliomielíticos, al igual que al resto de minusválidos, era el vivir de la caridad. En este sentido el fresco es un documento que no sólo nos ofrece una imagen de la realidad de la época, sino también los diferentes artilugios mecánicos que utilizaban estas personas para sus desplazamientos, como los trípodes que sujeta el enfermo y que constituye un elemento de la ortopedia popular de aquel momento.

La capilla quedaría inconclusa durante bastante tiempo debido a la prematura muerte del pintor y a la caída social de la familia Brancacci, acaecida a mediados del siglo XV. Varias porciones de la pared permanecieron en blanco hasta que el pintor Filipino Lippi recibió el encargo de pintarlas y de esta forma concluir la decoración de la capilla, hecho que sucedió entre 1481 y 1485.

Suscríbase al Newsletter

Introduzca su email para recibir nuestro boletín y mantenerse informado de próximos eventos y actividades.


Polí­tica de privacidad